martes, 24 de abril de 2018

ECLESIOLOGIA MARCOS TALLER PRACTICO


Escogeremos tres textos claves del evangelio para trabajar por grupos y encontrar algunos rasgos característicos de la iglesia que está perfilada desde la comunidad marcana.

Ver en las siguientes perícopas, en contexto social, económico, político, religioso; ver los personajes, los lugares, los hechos, ¿cómo actúa Jesús?, ¿cómo sus discípulos?, ¿qué dice la gente?, etc, etc:

Analizar en el primer grupo el texto: san Marcos 6, 6b-13.
Analizar en el segundo grupo el texto: san Marcos 6, 30-44.
Analizar en el tercer grupo el texto: san Marcos 7, 24-30.

Preguntas para la discusión (se elige un secretario por grupo que escriba y presente las respuestas a la comunidad en general):
·         ¿Qué similitud o diferencias encuentras con respecto a nuestra realidad eclesial local y nacional?
·         ¿Qué tipo de iglesia propone la comunidad de marcos y cómo me comprometo a hacer visible esta iglesia en mi comunidad?
·         ¿Cuál creen que debe ser la iglesia del futuro?
·         ¿Cuál es el papel de los laicos en Marcos?

Tareas:
Para la próxima semana leer los siguientes textos sobre eclesiología y discipulado en Marcos (1,6-20; 2,15; 3,14. 34-35; 4,10-34; 5,18…).

Para dentro de 15 días traer contestadas las siguientes preguntas  a partir de la lectura de los 16 cortos capítulos del evangelio de Marcos para compartir en comunidad, además de traer pan para compartir o un pasabocas:
·         ¿Qué te llamó la atención del evangelio?
·         ¿Cómo es el Jesús que nos presenta Marcos?
·         Elige un pasaje del evangelio que te haya impactado más ¿qué aprendiste de él para tu vida?
·         ¿Cuál es el mayor reto que te presentó el evangelio?

Nota: En el prósimo post veremos la primera de las perícopas.

lunes, 20 de noviembre de 2017

LA IGLESIA EN MOVIMIENTO

Mejugorje La Iglesia Universal reunida
LA IGLESIA EN MOVIMIENTO DEL EVANGELIO DE MARCOS
PRIMERA PARTE
El reino de Dios68
El misterio de la santa Iglesia se manifiesta en su fundación. Pues nuestro Señor Jesús dio comienzo a su Iglesia predicando la buena nueva, es decir, el Reino de Dios, prometido muchos siglos antes en las Escrituras: "Porque el tiempo está cumplido, y se acercó el Reino de Dios" (Mc 1,15; cf. Mt 4,17). Ahora bien, este Reino comienza a manifestarse como una luz delante de los hombres, por la palabra, por las obras y por la presencia de Cristo. La palabra de Dios se compara a una semilla, depositada en el campo (Mc 4,14): quienes la reciben con fidelidad y se unen a la pequeña grey (Lc 12,32) de Cristo, recibieron el Reino; la semilla va germinando poco a poco por su vigor interno, y va creciendo hasta el tiempo de la siega (cf. Mc 4,2629).
Los milagros, por su parte, prueban que el Reino de Jesús ya vino sobre la tierra: "Si expulso los demonios por el dedo de Dios, sin duda que el Reino de Dios ha llegado a vosotros" (Lc 11,20; cf. Mt 12,28). Pero, sobre todo, el Reino se manifiesta en la Persona del mismo Cristo, Hijo del Hombre, que vino "a servir, y a dar su vida para redención de muchos" (Mc 10,45).
LA IGLESIA EN EL DESIGNIO DE DIOS 69
I Los nombres y las imágenes de la Iglesia 70
La palabra "Iglesia" ["ekklèsia", del griego "ekkalein" "llamar fuera"] significa "convocación". Designa asambleas del pueblo (cf. Hch 19, 39), en general de carácter religioso. Es el término frecuentemente utilizado en el texto griego del Antiguo Testamento para designar la asamblea del pueblo elegido en la presencia de Dios, sobre todo cuando se trata de la asamblea del Sinaí, en donde Israel recibió la Ley y fue constituido por Dios como su pueblo santo (cf. Ex 19). Dándose a sí misma el nombre de "Iglesia", la primera comunidad de los que creían en Cristo se reconoce heredera de aquella asamblea. En ella, Dios "convoca" a su Pueblo desde todos los confines de la tierra. El término "Kiriaké", del que se deriva las palabras "church" en inglés, y "Kirche" en alemán, significa "la que pertenece al Señor".
En el lenguaje cristiano, la palabra "Iglesia" designa no sólo la asamblea litúrgica (cf. 1 Co 11, 18; 14, 19. 28. 34. 35), sino también la comunidad local (cf. 1 Co 1, 2; 16, 1) o toda la comunidad universal de los creyentes (cf. 1 Co 15, 9; Ga 1, 13; Flp 3, 6). Estas tres significaciones son inseparables de hecho. La "Iglesia" es el pueblo que Dios reúne en el mundo entero. La Iglesia de Dios existe en las comunidades locales y se realiza como asamblea litúrgica, sobre todo eucarística. La Iglesia vive de la Palabra y del Cuerpo de Cristo y de esta manera viene a ser ella misma Cuerpo de Cristo.
Los símbolos de la Iglesia 71
En la Sagrada Escritura encontramos multitud de imágenes y de figuras relacionadas entre sí, mediante las cuales la revelación habla del Misterio inagotable de la Iglesia. Las imágenes tomadas del Antiguo Testamento constituyen variaciones de una idea de fondo, la del "Pueblo de Dios". En
el Nuevo Testamento (cf. Ef 1, 22; Col 1, 18), todas estas imágenes adquieren un nuevo centro por el hecho de que Cristo viene a ser "la Cabeza" de este Pueblo (cf. LG 9) el cual es desde entonces su Cuerpo. En torno a este centro se agrupan imágenes "tomadas de la vida de los pastores, de la agricultura, de la construcción, incluso de la familia y del matrimonio" (LG 6). "La Iglesia, en efecto, es el redil cuya puerta única y necesaria es Cristo(Jn 10, 110). Es también el rebaño cuy pastor será el mismo Dios, como él mismo anunció (cf. Is 40, 11; Ez 34, 1131). Aunque son pastores humanos  quien es gobiernan a las ovejas, sin embargo es Cristo mismo el que sin cesar las guía y alimenta; El, el Buen Pastor y Cabeza de los pastores (cf. Jn 10, 11; 1 P 5, 4), que dio su vida por las ovejas (cf. Jn 10, 1115)".
"La Iglesia es labranza o campo de Dios (1 Co 3, 9). En este campo crece el antiguo olivo cuya raíz santa fueron los patriarcas y en el que tuvo y tendrá lugar la reconciliación de los judíos y de los gentiles (Rm 11, 1326). El labrador del cielo la plantó como viña selecta (Mt 21, 3343 par.; cf. Is 5, 17). La verdadera vid es Cristo, que da vida y fecundidad a a los sarmientos, es decir, a nosotros, que permanecemos en él por medio de la Iglesia y que sin él no podemos hacer nada (Jn 15, 15)". "También muchas veces a la Iglesia se la llama construcción de Dios (1 Co 3, 9). El Señor mismo se comparó a la piedra que desecharon los constructores, pero que se convirtió en la piedra angular (Mt 21, 42 par.; cf. Hch 4, 11; 1 P 2, 7; Sal 118, 22). Los apóstoles construyen la Iglesia sobre ese fundamento (cf. 1 Co 3, 11), que le da solidez y cohesión. Esta construcción recibe diversos nombres: casa de Dios: casa de Dios (1 Tim 3, 15) en la que habita su familia, habitación de Dios en el Espíritu (Ef 2, 1922), tienda de Dios con los hombres (Ap 21, 3), y sobre todo, templo santo. Representado en los templos de piedra, los Padres cantan sus alabanzas, y la liturgia, con razón, lo compara a la ciudad santa, a la nueva Jerusalén. En ella, en efecto, nosotros como piedras vivas entramos en su construcción en este mundo (cf. 1 P 2, 5). San Juan ve en el mundo renovado bajar del cielo, de junto a Dios, esta ciudad santa arreglada como una esposa embellecidas para su esposo (Ap 21, 12)".
"La Iglesia que es llamada también "la Jerusalén de arriba" y "madre nuestra" (Ga 4, 26; cf. Ap 12, 17), y se la describe como la esposa inmaculada del Cordero inmaculado (Ap 19, 7; 21, 2. 9; 22, 17). Cristo `la amó y se entregó por ella para santificarla' (Ef 5, 2526); se unió a ella en alianza indisoluble, `la alimenta y la cuida' (Ef 5, 29) sin cesar" (LG 6).


68 Constitución Dogmática sobre la Iglesia Lumen Gentium Número 5. Concilio Vaticano II. 
69 Catecismo de la Iglesia Católica. www.vatican.va (abril 20 de 2010)
70 RESUMEN del CEC: La palabra "Iglesia" significa "convocación". Designa la asamblea de aquellos a quienes convoca la palabra de Dios para formar el Pueblo de Dios y que, alimentados con el Cuerpo de Cristo, se convierten ellos mismos en  Cuerpo de Cristo.
La Iglesia es a la vez camino y término del designio de Dios: prefigurada en la creación, preparada en la Antigua Alianza, fundada por las palabras y las obras de Jesucristo, realizada por su Cruz redentora y su Resurrección, se manifiesta como misterio de salvación por la efusión del Espíritu Santo. Quedará consumada en la gloria del cielo como asamblea de todos los redimidos de la tierra (cf. Ap 14,4).
La Iglesia es a la vez visible y espiritual, sociedad jerárquica y Cuerpo Místico de Cristo. Es una, formada por un doble elemento humano y divino. Ahí está su Misterio que sólo la fe puede aceptar.
La Iglesia es, en este mundo, el sacramento de la salvación, el signo y el instrumento de la Comunión con Dios y entre los hombres. 

71 Hay otras concepciones de la Iglesia que aquí sólo mencionamos pero no desarrollamos que son las siguientes: La Iglesia como Pueblo de Dios, como Cuerpo de Cristo, Templo del Espíritu, la Iglesia Comunión y Sacramento, la Iglesia comunión de iglesias… para profundizar en estas realizaciones de la Iglesia y en las cuatro notas características de la Iglesia (Una, Santa, Católica y Apostólica) ver el libro: Eclesiología de Eloy Bueno de la Fuente. BAC. Madrid. 2005.